Prueban que los perros tienen la inteligencia de un bebé de 14 meses

Son capaces de decidir el modo de imitar una tarea. Observan y eligen la forma más eficiente.

Syrah tiene apenas un año y dos meses y ya sabe muchas cosas. Avisa cuando quiere comer y salir al parque. Mira el ascensor con carita triste cuando su “mamá” está de viaje. Y cuando ella regresa, se pone tan alegre que se hace pis encima. Syrah es una perrita, de raza Beagle, con patas blancas, ojos de color caramelo y una piel suave. “Sólo le falta hablar, te juro,” dice su “mamá”, Tomasa Velázquez, al caminar junto a ella en el Parque Las Heras.


Desde hace tiempo los dueños de mascotas sospechan que sus amigos de cuatro patas son muy “vivos”. Ahora, nuevos estudios científicos les dan la razón: indican que los perros son más inteligentes de lo que se creía. Una investigación realizada en la Universidad de Viena muestra que un perro puede cumplir la misma tarea que un bebé de 14 meses. A través de este trabajo se pudo observar que “el perro decide imitar según el contexto en donde ocurre la acción”; así lo detalló la investigadora principal Friederike Range en la revista Current Biology. Antes se creía que sólo los humanos eran capaces de este tipo de conducta.

A los 14 meses, los bebés pueden imitar a los adultos, quienes son capaces de prender una luz con la frente si no tienen las manos libres, aunque siempre prefieren hacerlo con las manos porque es el modo más fácil. Los bebés también eligen la forma más eficiente: usan sus manos. Range y sus colegas hicieron una prueba parecida. Entrenaron a una perra, de raza Border Collie y de nombre Guinness, para que intentara sacar comida con la pata en vez de la boca, que es la manera más fácil para los perros. Luego, tomaron tres grupos de perros. Un grupo no vio a Guinness sacar la comida y la tomaron con su boca. El segundo grupo vio a Guinness, con una pelota en la boca, conseguir la comida con la pata. La mayoría de este grupo sí logró la comida, pero usando la boca. El tercer grupo vio a Guinness sacar la comida usando la pata cuando tenía su boca ocupada. La mayoría de este grupo imitó la acción a pesar de que fue en contra de su instinto canino. “Las últimas investigaciones muestran que los perros son muy inteligentes, emocionales y adaptables”, comunicó Marc Bekoff, un profesor emérito de la Universidad de Colorado y etólogo, experto en conducta animal. Y agregó: “Antes se creía que los perros eran lobos tontos. Pero no es así”. En otro estudio, en la Universidad de California en Davis, la veterinaria y etóloga Sophia Yin encontró que no todos los ladridos de perros son iguales. Grabó a 10 perros de distintas razas en tres situaciones: molestos, aislados y jugando. Descubrió que los ladridos cambian de tono y volumen según la situación. “Podemos aprender a reconocer los distintos ladridos de nuestro perros y sus voces”, dijo Yin a Clarín desde California. “El próximo paso sería investigar si los ladridos significan algo para otros perros”, comentó. Hugo Aguirre, otro vecino de Parque Las Heras, opina que falta investigación. Su perrita Negrita, de dos años, no tiene la misma inteligencia de un bebé. “Tiene más,” asegura.

Chocolate: "dulce enemigo mortal"

¿Quién se resiste, cuando tu perro te mira con esos enormes ojazos tiernos, brillantes y golosos, de expresión zalamera e inquisitiva, a darle, como premio un bocadito de lo que en ese momento estamos saboreando? Lo que demasiadas veces no sabemos es que ese "caprichito" que le ofrecemos con la mejor de las intenciones y con toda la ilusión, puede resultar fatídico para su salud…

Quienes convivimos con uno ó mas perros, llegamos a integrarlos tan profundamente en nuestras vidas, que los convertimos en eso que se ha dado en llamar "uno más de la familia", y no nos duelen prendas admitirlo; muy por en contrario, estamos orgullosos de nuestros compañeros de fatigas que nos muestran su cariño, su lealtad y su total dependencia en todo momento y circunstancia.

Resulta difícil sino imposible, separarles de nuestros quehaceres cotidianos, ni tampoco lo queremos realmente, y nuestros amigos de cuatro patas ven con nosotros la televisión, nos acompañan de compras, duermen en nuestras mullidas camas o se enroscan, felices, en el confortable sofá del salón, mientras nosotros, para dejarles sitio, nos sentamos -no tan cómodamente- en el suelo… para no estorbarles.

Casi podríamos decir que comparten mesa y mantel con nosotros, sus dueños, esperando ansiosos que llegue el momento de los postres y del preciado banquete particular, cuando todos los comensales les ofrecemos los recortes de suculentas viandas, algo de pan, un poco de fruta, o cualquier otro mimo que ha sobrado, comoqueso, una lonchita de embutido, etc.

PREMIOS MUY SABROSOS
Pero hay muchos otros manjares que bajo ningún concepto, ninguno, debemos darles jamás; el azúcar, en la forma que sea (algunas frutas como el melón o las uvas tienen un alto contenido en azúcares), y todos los dulces producirán a la larga enfermedades de distinta índole, entre las que cabe destacar el glaucoma.El exceso de sal (patatas fritas, galletitas saladas, la mayoría de guisos caseros, etc), derivará en complicaciones renales; los frutos secos producirán problemas hepáticos, y así una larga lista de NOES que debemos evitar por su bien.

Por todo ello, si queremos apostar por lo seguro, lo mejor sería ceñirnos a una dieta equilibrada, y si acaso, ofrecerles como premio alguna galleta específicamente formulada para perros con bajo contenido en sal y azúcar… o, como mucho, un poco de pan duro o de queso. Lo agradecerán igualmente y sin embargo estaremos protegiéndoles de males mayores.

Claro que esto no siempre resulta fácil, sobretodo si bajo nuestro mismo techo, además de los perros, conviven niños de corta edad y personas mayores, pues unos y otras no van a atenerse a razones y sucumbirán más pronto que tarde a la tentación de darles, una y mil veces, cuanto caiga en sus manos.

Y ahí empiezan los problemas…

¿Quién iba a pensar que las deliciosas galletas de chocolate, aparentemente tan inofensivas, pueden convertirse en auténtico VENENO para el perro de la casa? Y quien dice galletas, dice bombones, caramelos o la mismísima barra de chocolate amargo que hemos comprado para hacer un riquísimo postre el domingo.

TEOBROMINA, IGUAL A TOXICOSIS
El chocolate es tan apetitoso para nosotros como lo es para nuestros amigos de cuatro patas y no hay quien se resista a su estupendo sabor. La diferencia estriba en que la excesiva ingesta en el humano, si acaso se traduce en una acumulación de grasa, la multiplicación de la celulitis y unos cuántos kilos de más, mientras que en el simpático peludo, una sustancia llamada TEOBROMINA y que está en la composición del chocolate, cualquiera que sea este, acaba por causarle al animal una TOXICOSIS que puede llegara tener consecuencias devastadoras, léase mortales.

El animal intoxicado puede tardar horas e incluso días en presentar los síntomas característicos del envenenamiento por teobromina, y lo que es peor es que la mayoría de las veces el propietario, por puro desconocimiento, no va a asociar el malestar del perro con esas barritas de chocolate que le dieron días antes… sin embargo, y esto es lo interesante, el cuadro sintomático de la toxicosis por teobromina es perfectamente típico (ver Fig. 1). Más grave aún es el hecho de que no existe ningún antídoto específico…

SINTOMATOLOGÍA ESPECÍFICA DE LA TOXICOSIS POR TEOBROMINA (Figura 1)

Vómitos
Diarrea
Incontinencia urinaria
Incremento del ritmo cardio respiratorio

Hiperexcitación e hiperactividad
Temblores musculares
Espasmos
Pérdida de conciencia (estado semi-comatoso o coma profundo)


REGLAS DE ORO
Tristemente bastan tan poco como 100 mg de teobromina por kilo de peso vivo, para causar al perro que ingiere chocolate en cualquiera de sus formas una intoxicación grave e incluso gravísima, que puede comprometer seriamente su vida (ver Fig. 2).

CANTIDADES LETALES DE TEOBROMINI SEGÚN EL PESO VIVO DEL ANIMAL (Figura 2)

TEOBROMINA (Mg.)
100
200
500
etc.
PESO VIVO
(Kg.)

1
2
5
etc.

Por ello se hace necesario siempre que se sospeche que el animal ha podido ingerir dosis letales de chocolate, llevarle inmediatamente a la Clínica Veterinaria para someterlo a un tratamiento de choque, inmediato y adecuado, con el fin de tratar de hacerle eliminar la teobromina del organismo, lo antes posible.

Por todo ello conviene tener siempre muy presente una serie de reglas, que diríamos "de oro", que nos evitarán mas de un susto:

PRIMERA
No dejar nunca CHOCOLATE, en cualquiera de sus formas, al alcance del animal.

SEGUNDA
Hacer comprender a TODOS los miembros de la familia que EL CHOCOLATE ES VENENO PARA EL PERRO.

TERCERA
Tener siempre presente que, si lo ingiere en gran cantidad, no va a bastar con inducir el vómito, sino que será neceario acudir inmediatamente a una Clínica Veterinaria para que reciba TRATAMIENTO ESPECIFICO Y URGENTE.

Dicho lo anterior, ha de quedarnos claro que el chocolate constituye un auténtico y dulce ENEMIGO MORTAL para nuestros perros y ya se sabe que más vale prevenir… ¡que tener que lamentar!

CANTIDADES LETALES DE CHOCOLATE SEGÚN TIPO (Figura 3)

Peso Vivo (Kg.)

Choc. con leche (Gr.)

Choc. Amargo (Gr.)

Teobromina (Mg.)

2
4
9
14
30
etc.

113
225
450
900
2270
etc.

14
28
70
92
241
etc.

200
400
900
1300
3400
etc.

Anuncios

Acerca de De la Fuentelareina

Cría y selección del perro de agua español. Cachorros criados en familia. Excelente carácter y socialización. Línea de campeones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s